martes, 26 de junio de 2012

¿Que es el Self Storage?



El self storage (que en español significa, literalmente, ‘autoalmacenaje’) es una novedosa forma de guardar y almacenar las pertenencias personales o las de una empresa en módulos de diferentes medidas, seguros y limpios, durante el tiempo que se necesite.
También es conocido como el almacenamiento "mini" o "almacén de mini" (arcaico) y habitualmente también ofrecen servicios de guardamuebles y otros relacionados con el almacenaje. Son instalaciones de almacenamiento autónomo para el alquiler de espacio para los individuos, por lo general el almacenamiento de productos para el hogar, o para las pequeñas empresas PYMES, por lo general el exceso de inventario o el almacenamiento de los registros archivados. Los espacios alquilados, conocido como "unidades", "habitaciones" o "lockers" son generalmente garantizados por propia cerradura del inquilino y clave. El acceso a las instalaciones son completas, 24 horas al día durante todos los días del año. Los operadores de instalaciones de almacenamiento de Self Storage proporcionan acceso controlado a las zonas de espacio de alquiler, alarmas en las puertas individuales, unidades de luces interiores, y cámaras de seguridad. En general, los bienes o elementos almacenados no están asegurados por el operador de self storage, sino que se almacenan en situación de riesgo "propio del inquilino" o protegida por el inquilino a comprar seguro aunque existen operadores que si disponen de este tipo de seguro. www.islatrans.es

Claves de exito para realizar una mudanza



Para la mayor parte de las familias, una mudanza representa un cambio de vida en el que se conjugan decisiones y emociones que provocan cansancio, situaciones de fricción y, por lo tanto, estrés. Es normal, cambiar de casa es un reto: supone un desgaste físico, mental y afectivo, además de un desembolso considerable de dinero. La organización y la planificación son claves para no sucumbir ante las cajas, las maletas y los armarios que, a pesar de los esfuerzos, nunca acaban de vaciarse. En este sentido, hay tres cuestiones básicas que deben tenerse en cuenta para minimizar el caos de un traslado: cuándo hacerlo, cómo hacerlo y qué llevar. Prever los tiempos, elegir la empresa o el método adecuado y seleccionar los objetos a conciencia evitará contratiempos, gastos excesivos y desgastes innecesarios. http://www.islatrans.es/